Agencia de colocación autorizada nº 1200000035

Entrar


Consejos para ir volviendo a la oficina después de un año de teletrabajo

04/05/2021


A los españoles, en general, les gusta el teletrabajo. Hace un año, cuando comenzó la crisis sanitaria, una encuesta realizada por Bain & Company afirmó que el 68% de los trabajadores españoles aseguraba ser igual o más productivo trabajando en remoto. Un 51% de la población encuestada prefería trabajar en remoto frente a un 25% que señalaba preferir trabajar presencialmente. 12 meses después, muchas personas continúan en la misma situación y aún no se han incorporado a sus puestos de trabajo como en la época pre-pandemia.

El coronavirus nos hizo acostumbrarnos a una situación que ni siquiera sabíamos que podía existir. El teletrabajo, aunque tiene puntos positivos (especialmente la conciliación entre vida personal y laboral, así como ahorro de gasolina o el poder comer en casa), también ha traído consigo ciertos problemas que los expertos ya alertaban en un principio que debían tratar de paliarse.

La desconfianza en los compañeros puede verse aumentada en un nuevo escenario en el que realmente no podemos saber cómo trabajan los demás, las reuniones 'zoom' pueden acabar agotando porque nos da la impresión de no poder desconectar jamás o podemos acabar adquiriendo ciertos hábitos negativos para nuestra estabilidad mental, que van desde convertir nuestro hogar en nuestro puesto de trabajo a ni siquiera quitarnos el pijama para ir a trabajar.

Si hay una verdad absoluta en esta vida, es que el ser humano puede acostumbrarse a cualquier situación. El problema, quizá, es tener que volver a la situación anterior una vez que nos hemos acostumbrado a la nueva. Y eso le está pasando a muchas personas que ya se habían hecho al teletrabajo y, de pronto, han observado con perplejidad que sus empresas las quieren de nuevo de manera presencial.

Aunque en general parece que el futuro será híbrido y en muchos puestos de trabajo futuros existirá mayor flexibilidad, algunos no tienen esa suerte y tienen que hacerse a la idea de volver a acostumbrarse a las ocho horas de oficina, las comidas de táper y las reuniones presenciales.

Como indica la psicóloga Melanie A. Katzman en 'Psychology Today': "No se trata del miedo al virus, lo que muchas personas temen es una menor productividad por culpa de los desplazamientos o desprenderse de algunos beneficios que provienen del teletrabajo como la pérdida de peso saludable dada la reducción de las comidas en los restaurantes, una mejor condición física con tiempo para hacer ejercicio y el placer de poder desayunar con los seres queridos".

Ella aboga por los planes híbridos, con los que los trabajadores recibirán privilegios, y por la comunicación: "Este es un momento en el que la confianza se puede romper fácilmente, el COVID nos obligó a romper las rutinas establecidas y nos ha brindado la oportunidad de crear una nueva normalidad más sostenible. No desperdiciemos esta crisis".

Considera fechas de regreso flexibles que reconozcan la diversidad de necesidades

Explica, por tanto, que los líderes de las compañías deben tomar el mando y llevar a cabo algunas mejoras:

  • Ofrece toda la información posible y completa sobre los protocolos de salud para la vuelta al trabajo, la gente que esté más preocupada por este tema o ansiosa la agradecerá. Utiliza todos los medios a tu alcance, mensajes, correos electrónicos, reuniones...
  • Es un buen momento para obtener datos y evaluar las necesidades de los empleados.
  • Ayuda a los empleados a ver que su presencia física es importante y marcará una diferencia sustancial en el éxito de la organización. Sé lo más específico posible por persona y función, para que entiendan que el regreso a la oficina es fundamental.
  • Considera fechas de regreso flexibles que reconozcan la diversidad de necesidades.
  • Escucha las ansiedades de los miembros, un superficial "¿cómo estás?" no sirve en este tipo de situaciones.
  • Sé proactivo. Pregunta a tus empleados qué cambios les gustaría ver en términos de lugar de trabajo, horarios flexibles... pero no hagas promesas que no se vayan a cumplir.

La aclimatación a la oficina no será perfecta, tendrás que esperar un flujo de emociones a menudo conflictivas. Compartir los miedos y las frustraciones experimentados pueden ser importantes para avanzar en la conexión del equipo y una comprensión más profunda.

Consulta la noticia original AQUI

 

982297361
Avenida Coruña, 500 Piso 1º
27003 - Lugo
(Lugo)
axencia.colocacion@lugo.gal